Dónde se deben aplicar el perfume los hombres

Poner unas gotas de perfume en zonas específicas del cuerpo consigue que la piel transmita un aroma más duradero y profundo. La clave está en rociar sobre las zonas adecuadas. Si quieres saber dónde deben aplicar el perfume los hombres y cómo se echa el perfume, estás en el lugar adecuado.

Dónde se debe echar el perfume un hombre

Las zonas  pulsátiles son las más interesantes para colocar perfume sobre ellas. Se trata de áreas que están a una temperatura un poco más elevada que el resto del organismo y donde el propio pulso provoca un ligero movimiento que ayuda a desprender el olor.

En este sentido, el interior de las muñecas es una zona del cuerpo muy apropiada. Al pulso continuo se le añade el movimiento frecuente de las manos, que genera un efecto similar para hacer llegar los aromas al ambiente.

Lejos de las muñecas, donde se pone el perfume es en los laterales del cuello, que también ayudan a propagar el olor. La razón es similar, es una zona pulsátil, pero hay que añadir que se sitúa muy cercana a la nariz y la convierte en especialmente efectiva para transmitir la fragancia. Por este mismo motivo, hay muchos hombres que optan por rociar unas gotas de perfume detrás de las orejas.

Una última idea sobre dónde se coloca el perfume un hombre es en el pecho, porque esto ayuda a impregnar la ropa de buen olor. No obstante, usar perfume directamente en la ropa no siempre es aconsejable, o al menos no todos los perfumes o sobre todas las prendas, porque algunas se pueden manchar.

El perfume se aplica de manera directa en la zona en cuestión, a una distancia de unos 20 centímetros, y usando la cantidad correcta, sin excederse. No hay que frotarse las muñecas, pues eso provoca fricción y hace que se diluya antes la fragancia, aunque sí genera mayor intensidad en las notas de salida.


Cuándo aplicar el perfume

Después de la ducha es el mejor momento para ponerse perfume, pues la piel está hidratada y los poros están aún abiertos, de modo que la fragancia puede penetrar mejor en el cuerpo, lo que le asegura mayor durabilidad.

Si esto no es posible, no hay ningún problema, pero hay que cuidar que el aroma no se mezcle con otros olores. Las pieles hidratadas, ya sean después de una ducha o porque se usen cremas para tal efecto, son las que mejor encajan el rociado del perfume.

Los perfumes que cuentan con dosificador son perfectos, ya que, si el perfume es de calidad, con un par de aplicaciones es suficiente para desprender buen olor. Si no es así, la mejor opción es mojar un poco los dedos y pasarlos por las zonas pulsátiles, teniendo cuidado de no manchar la ropa.

Las recomendaciones sobre dónde deben aplicar el perfume los hombres son muy similares a las de las mujeres. Las claves pasan por las zonas pulsátiles, tener la piel hidratada y usar la cantidad justa de fragancia desde la distancia adecuada, unos 20 centímetros.

Deja un comentario

Abrir el chat