Cómo utilizar y aplicar el perfume en mujeres

Usar un perfume es una muestra de amor propio, de distinción y de elegancia. Nos ponemos perfume porque queremos mostrar una buena imagen ante los demás y ganar en autoestima y confianza. Pero esta idea no siempre se consigue, sobre todo cuando se aplica mal la fragancia. Te mostramos cómo utilizar el perfume e incidimos en dónde se pone el perfume para que dure más.

Dónde se debe echar el perfume una mujer

Detrás de las orejas, en la cara interna del brazo, detrás de las muñecas, cerca de la clavícula y hasta detrás de las rodillas son zonas que responden a la pregunta de dónde se coloca el perfume. La respuesta es sencilla, son lugares donde se siente latir el pulso y suelen estar a una temperatura corporal un poco más alta, por lo que la fragancia se evapora más lentamente.

Otra zona en la que se puede aplicar perfume, y que también responde a esta misma idea, es en la zona del escote, cerca del corazón, pero solo es válida en ocasiones en las que se muestre un poco de escote, porque la presencia de ropa sobre la fragancia puede ocultarla un poco. Debemos seguir esta misma idea cuando ponemos perfume detrás de las rodillas y en la cara interna del brazo.

Esta filosofía es útil cuando se usa perfume, pero si optamos por agua de perfume o agua de colonia, que son aromas más ligeros y menos duraderos, también pueden rociarse sobre el pelo y a ambos lados del cuello.

El perfume es mejor aplicarlo directamente sobre la piel, pero hay quien lo hace también sobre la ropa, sobre todo cuando se trata de agua de perfume o colonia. En esos casos hay que tener precaución porque la prenda se puede manchar, de modo que hay que ser cuidadoso para no dañar los tejidos.

Cuándo aplicar el perfume

Una vez conocidas las zonas del cuerpo en las que usar fragancias llega el momento de saber cómo aplicar perfume para que dure más. Aquí van algunas sugerencias.

En primer lugar, es importante rociar un poco de perfume a la altura de la cabeza y a cierta distancia para acercarse a continuación a ese espacio y dejar que las pequeñas gotas se posen sobre el cuerpo. Todo esto, obviamente, con la piel limpia e hidratada.

El siguiente paso es aplicar perfume sobre las zonas indicadas y no frotar esas zonas, sino dejarlo que vaya penetrando en la piel hasta que seque. El frasco debe colocarse a unos 10 centímetros y pulsar el dosificador de manera moderada, es decir, solo una o dos veces en cada zona recomendada.

Tras pasar unos minutos después de aplicar el perfume es posible que ya no sea perceptible al olfato de la persona que lo lleva, pero eso no indica que desprenda un aroma agradable. Este consejo es importante para no pasarse en el uso de las fragancias, pues el exceso de olor genera el efecto contrario.

Las reglas sobre cómo utilizar el perfume son muy claras: no excederse en su uso, aplicar únicamente en zonas muy localizadas y hacerlo siempre con la piel limpia e hidratada, pues así aseguramos mayor penetración y durabilidad.

Deja un comentario

Abrir el chat